El acoso es un viejo problema que sigue siendo difícil de mantener bajo control. Esto se debe en parte, a que la tecnología ofrece nuevas formas para que los chicos se metan en problemas. Ciertamente, las redes sociales han incrementado el alcance y el poder de algunos de los peores abusones, sometiendo a los niños burlas y provocaciones más allá de sus escuelas y vecindarios.

A medida que la presión aumenta, las victimas pueden experimentar ansiedad, depresión y otros trastornos relacionados con el estrés. Como muchos casos que han alcanzado la prensa en épocas recientes, algunos chicos y adolescentes han acabado con sus propias vidas para escapar al acoso. Los expertos dicen que los chicos que son acosados (y hasta los mismos victimarios) tienen un riesgo elevado de tener pensamientos suicidas. Y algunos incluso intentan y logran suicidarse.

Algo similar también ocurre cuando los adolescentes se ven involucrados con los escándalos de sexting. Los padres muchas veces buscan ayuda desesperados cuando sus hijos se ven envueltos en estos problemas. Es bastante difícil combatir al típico matón del patio del colegio. Por eso ¿Cómo prevenir el cyberbullying? ¿Qué se puede hacer contra estos atormentadores (casi siempre anónimos) que nos atacan desde la pantalla de un computador?

¿Qué es el ciberacoso y el sexting?

El ciberacoso y el sexting en estudiantes de preadolescentes y adolescentes son un gran problema de la era electrónica. El ciberacoso consiste en el hostigamiento o la intimidación de otra persona con menos poder o estatus por medios electrónicos. Por su parte, el sexting se refiere al envío por Internet de material explícito o sugerente, que incluye textos, imágenes y vídeos.

La mayoría del ciberacoso y el sexting ocurren fuera de la escuela, a través de los dispositivos electrónicos personales de cada adolescente. Sin embargo, estas actividades pueden originarse en la escuela y afectar de forma negativa el desempeño académico.

Por lo que es deber de los padres dar el paso para protegerlos y tomar medidas para la prevención del ciberbullying y del sexting. Para ello, se requiere tomar medidas correctivas, educar a los niños y también educarse como para conocer los riesgos de esas actividades. Pero sin duda alguna, lo más importante es alentar a tus hijos a que reporten estos problemas apenas ocurran.

¿Por qué sigue creciendo el problema del ciberacoso y el sexting?

En la década pasada, varias investigaciones encontraron que cerca de un tercio de los jóvenes en edades comprendidas entre los 10 y 18 años han experimentado ciberacoso. Algo que es especialmente prevalente en aquellos que están entre los 14 y los 17 años.

Es bien sabido que los niños que son acosados en línea son más propensos que otros a experimentar angustia emocional, sentirse inseguros en la escuela, ser enviados a dirección o ser suspendidos y más propensos al ausentismo escolar.

EL sexting también se ha vuelto preocupantemente, ya que se ha generalizado entre los adolescentes e incluso los preadolescentes. Aunque las estadísticas pueden variar, varias encuestas han encontrado que el 20 por ciento de todos los adolescentes y un 11 por ciento de las niñas entre 13 y 16 años, han enviado o publicado fotos o videos, estando desnudas o semidesnudas, generalmente desde sus teléfonos celulares.

Algo muy preocupante es que la mayoría de las adolescentes que se vieron involucradas en actividades relativas al sexting, lo consideraron “divertido” y “emocionante.

Aun así, el sexting muchas veces tiene consecuencias imprevistas y trágicas. Los receptores de las fotos sugerentes, suelen reenviarlas a otros, especialmente al final de una relación romántica. Varias chicas han cometido suicidio después de que fotos desnudas que habían enviado a sus novios “se hacen virales” y empiezan a circular sin control.

Esto muchas veces alcanza espacios más allá de sus propias escuelas, resultando en un hostigamiento peligroso tanto por compañeros de clases, como por extraños. Y aunque las tasas de suicidio son bajas, son hechos públicos que atraen la atención de los medios de forma exagerada.

¿Por qué sigue ocurriendo?

Pero con tales consecuencias ¿Por qué lo hacen? Muchas jóvenes citan “presión por parte de los chicos” como la razón por la que envían o posan de forma sexualmente sugerente en imágenes o textos, y los varones algunas veces culpan a “la presión por parte de sus amigos.”

Pero para muchos, es casi un comportamiento normal, una forma de coquetear o algo que “no es gran cosa.” Y ven reforzado su comportamiento cuando fotos y vídeos de celebridades subidas de tono salen a la luz, y las consecuencias son una fama mayor o su propio “reality show,” no una carrera arruinada o humillación.

Consejos y herramientas para prevenir el Ciberacoso y el Sexting

Los padres deberían considerar una serie de métodos para prevenir el ciberacoso y el sexting. Para empezar deben:

  • Educarse como padre. Muchos padres están mal informados sobre el alcance y la naturaleza del uso que sus hijos le dan a sus dispositivos electrónicos y las consecuencias potenciales que puede traer su uso indebido. No podemos dejar que las escuelas sean las únicas responsables por las conductas inapropiadas de los adolescentes.

Es por ello que como padres debemos:

>> Hacer una revisión de las normas de la escuela

>> Discutir con ellos los incidentes recientes y locales relacionados con el ciberacoso y el sexting

>> Buscar recursos para estar bien informados cuando hablemos con nuestros hijos sobre las ramificaciones que tiene el comportamiento inapropiado en línea.

  • Aprovecha oportunidades para enseñar una “lección.” Puedes convertir un incidente sobre el ciberacoso o el sexting en un “lección.” Si tu hijo te cuenta de algún problema relacionado en su escuela, puedes explicarle como el material publicado en línea puede que siga siendo accesible en el futuro por una universidad o un futuro empleador, ninguno de los cuales estará muy impresionado por el comportamiento del joven.
  • Comienza desde la escuela primaria. Muchas de las investigaciones sobre el uso de medios electrónicos por menores, involucran a estudiantes mayores de 12 años. Pero hay evidencia de que se está incrementando el uso de canales digitales en niños aún más pequeños. Esto sugiere que los riesgos latentes podrían empezar antes de la escuela secundaria. Encuestas recientes han descubierto que el 30 por ciento de las preadolescentes (niñas entre 9 y 15 años), ya habían enviado o recibido mensajes o imágenes “sexys” en línea.

Las chicas informaron que enviaron este tipo de material cuando tenían alrededor de la edad de 12 años pero lo recibieron por primera vez cuando apenas tenían 10 años. Más del 80 por ciento dijo que participó para “llamar la atención.” Debido a que la mayoría de los niños de edad escolar probablemente no tienen hábitos de navegación “establecidos,” ellos son más receptivos a recibir la orientación de padres y maestros.

Otras estrategias para combatir el ciberacoso y el sexting

1. Busca la participación de las autoridades locales.

Invita a un oficial de la ley local a una asamblea sobre “cómo evitar el ciberbullying,” para que le indique a los estudiantes como pueden estar violentando la ley cuando se involucran con el ciberacoso o el sexting y sus penas potenciales.

Por ejemplo, la mayoría de los adolescentes razonan que pueden “meterse en problemas” por hacer sexting, pero la mayoría quedan muy impresionados cuando se enteran de lo que implican las leyes de pornografía infantil.

2. Involúcralos.

Considera involucrar a tus hijos para que entre ellos investiguen y expongan lo aprendido a sus hermanos, amigos y compañeros. Por ejemplo, varios estudiantes del octavo grado en una escuela en Jalisco, participaron en foros sobre el peligro de sexting. Incluyendo las potenciales penas que existen bajo las leyes contra la pornografía infantil. Todo esto, mientras eran conducidos por el director de la secundaria, la policía y fiscales. Los estudiantes luego discutieron lo que aprendieron con sus compañeros de clases.

3. Aliéntalos a que denuncien a tiempo.

Aunque muchos estudiantes son renuentes a informar sobre casos de acoso u hostigamiento, los efectos negativos solo pueden incrementarse si el problema no es atendido a tiempo. Tan pronto como puedas empezar a investigar los casos de ciberacoso y sexting, mejor. Así que como padre o maestro, deberías buscar maneras de alentar a que las denuncias ocurran de manera oportuna.

4. Instalar una aplicación espía.

Existen varias opciones disponibles cuando se trata de la prevención del ciberbullying, pero el uso de aplicaciones espías o de monitoreo parental son la mejor alternativa. Esta opción es segura, económica y ayuda a proteger a los más jóvenes de los abusivos, sin necesidad de que estés presente. Sin embargo, para poder usar esta opción los padres necesitan tener una buena aplicación espía a la cual puedan acceder.

En el mercado, los usuarios encontrarán miles de herramientas y aplicaciones que prometen proteger a sus hijos del ciberacoso y el sexting. Pero deberías tener cuidado cuando eliges la mejor aplicación. No todos los programas son iguales y solo algunos ofrecen las mejores características y el mejor desempeño. Pero no te debes de preocupar porque hemos encontrado la mejor y la puedes descargar en el siguiente enlace.

Con la aplicación de monitoreo correcta, tendrás a tu disposición características avanzadas, diseñadas para ayudarte como padre a proteger a tus hijos de los peligros de las redes sociales. Podrás rastrear, monitorear y proteger a tus hijos, ya que incluso sabrás su ubicación física. Los padres seguramente se sentirán más tranquilos sabiendo que sus hijos están a salvo.

Conclusión

La necesidad de lidiar con la proliferación del ciberacoso y el sexting entre los estudiantes puede ser una labor dantesca, pero como padres debemos tomar las medidas necesarias para lograrlo. Las escuelas deberían implementar políticas más duras contra el ciberacoso y el sexting.

Por su parte, los padres deberían educar a su familia sobre estos peligros y evitar minimizar el tamaño del problema simplemente porque ocurrió en Internet. La prevención del ciberbullying y del sexting es tarea de todos.